Tuesday, February 28, 2006

bloody love

Alguna vez leí o vi en una película que alguien decía que la semana en la que tenemos el periodo (la menstruación, para ser más correcta) es “La Semana de las Mamadas”.

Y lo odio. Aparte de tener que aguantar mi síndrome premenstrual el no tener sexo es muy difícil. Y también el que Marco espere su Semana de Mamadas”.

Y es difícil porque en esa semana me siento más sexy que de costumbre. No lo sé… pero antes de que me baje me dan ganas de sexo salvaje y cuando ando en mis días (y no tengo cólico) me dan ganas de írmele encima a Marco. Pero luego eso de sólo estar dándole sexo oral es muy frustrante, por no decir que cansa.

Optamos por fajar. Esos días mis senos reciben tratamiento especial, porque no puede meter la mano a mi vagina. O bueno, sí puede, pero la verdad nos da “cosa” y lo hemos hecho pocas veces.

Tengo que admitir que ese exceso de humedad es muy agradable. Mi lubricante se mezcla con la sangre y todo es más suave y mojado. Y he tenido algunos orgasmos (muy muy muy pocos) dignos de recordarse. Eso cuando tengo un orgasmo, porque por lo general no me puedo quitar de la cabeza que ando “de sangrona”.

A él también le parece “rara” la situación. Dice que a veces le dan ganas de hacerle al “vampiro”, pero que no se atreve. Y no sé si lo deje. Si no lo veo seguro de hacerlo, por supuesto que no dejaría que me hiciera sexo oral.

¿Por qué no dejo que me penetre? Porque me siento muy “vulnerable” como para recibirlo. Una vez lo hizo… pero me sentí muy mal. Sentí que podía transmitirme algo (aunque estamos sanos). Además, esa vez Marco me dijo que fue demasiado extraño.

Por eso en mis días sólo fajamos. Y no siempre. Sólo cuando siento la urgencia. Es rico porque es como recordar las primeras veces que lo hacíamos. Sabes que lo quieres, pero no puedes tenerlo. Y cuando por fin termino con mi regla podemos desquitarnos de esas veces en las que sólo “prendimos el boiler”.

Lo que sí aprendimos y muy bien, es que el día en que me frota con sus manos no prendemos la luz para nada hasta que nos limpiamos. Es como si hubiera pasado una masacre o hubiera tenido un encuentro con Edward ScissorHands.

5 Comments:

Anonymous *pretty* said...

Oh si, jaja, semana de mamadas... muy buen término...

Pues yo lo he hecho pocas veces mientras estoy en mis días, porque la primera vez q lo hice así con mi novio tengo la sospecha de que quedó traumadísimo (un hombre no está acostumbrado a ver tanta sangre). Lo mejor fue dejarlo por la paz (y por nuestra salud mental) y tenemos fajes tmb muy padres.

Es raro, pero yo también me siento con una calentura cañona esos días, y con la lástima de que no me sentiría cómoda al hacerlo.

Felicidades x tu blog, ya te extrañábamos!

9:52 PM  
Blogger Sawebo said...

por atrás jajajaja

1:10 PM  
Anonymous RodrO ViL said...

ahahaa O_O no pos eso de vampiro debe ser traumante, demasiado fetiche
www.lagunamental.tk

12:35 AM  
Blogger Sir Perfect Leon said...

La sangre da para mucho.

Es curioso, pero verdad, que el ansia de sexo en esos día se incrementa en mi pareja, y a mi me encanta. Dan para mucho esos días, desde hacer tatuajes no permanentes en todo el cuerpo de ambos, con nombre signos y corazones hechos del material mas vivo del cuerpo humano, hasta hartarse de beber de esa fuente que parece no tener fin; me gusta la forma en que termina uno lleno hasta el pelo de color rojo, muy contentito. Desde luego, como en todotas las demás actividades hay que ser muy cuidadosos, a ella se le ponen muy sensibles los pezones y termina todo lleno, me ha tocado limpieza general después de algunas ocasiones memorables.

Hay que conocerse uno bien y tener cierto sentido hacia el sexo que es magnifico, en mi caso no hay semana de las mamadas, hay semana de los juegos olímpicos. Y es en esos días cuando, aprovechando el cambio de color, nos ponemos juguetones de manera especial.

Salud, y sean bien hallados.

Lindo tu blog,

2:32 PM  
Anonymous Anonymous said...

La verdad nunca pense hacerlo durante mi periodo..pero la 1er vez q lo hice fue con mi esposo..y eran tantas las ganas q sentia de estar con el y fueron tantas las ganas q sentia q se las transmiti a el porq me agarro tan fuerte y me beso de manera tan salvaje q empezamos hacerlo hasta q no nos detuvimos y ni siquiera nos importo el sangrado. Claroo todo fue con la luz apagada jejeje. Pero lo q si les puede decir sin dudar esa ha sido una de las mejores noches de sexo q he tenido con mi amor. Y para rematarles el cuento lo mas gracioso fue cuando encendi la luz, habia sangre por todos lados y el con una sonrisa de satisfaccion plena me dice actuando OHHH ME HIRIERON...ESTOY MURIENDO!!! y no pude contener mi risa =) jajajaja.

10:02 AM  

Post a Comment

<< Home