Wednesday, October 12, 2005

¿Cómo decir?

¿Cómo decir “hoy no tengo ganas” sin que la persona al a que se lo dices se sienta ofendido?

Se lo he dicho a Marco varias veces y me he dado cuenta, por su cara, de que se pone todo triste. O frustrado. Lo que me gusta es que por lo menos me dice “Bueno, ¿por lo menos podrías quitarte la ropa para masturbarme mientras te veo?” o también: “Si tienes tantas cosas qué hacer, por favor, hazlas desnuda”. Sería muy malo de parte mía decirle que no. Además, después de un rato, a veces me dan ganas. (Si algo le envidio a Marco es su, al parecer, inagotable energía para el sexo).

Pero algo que descubrí hace poco es que la mejor opción (que a mí me funciona) es decirle “Bueno. Pero átame”.

Y sé que le encanta hacerlo. Y es muy cómodo para mí. Simplemente me dejo hacer. Me ata a la cama y hace de mí lo que quiere. Si me venda los ojos es mejor. Me relajo más.

Aún así, me da algo de culpabilidad. A veces no disfruto como siempre. O a veces no disfruto nada. Me gustaría ser una máquina sexual a la que con sólo sugerirle la idea del sexo ya estuviera lubricando sus engranes. Pero no. Desgraciadamente, como muchas mujeres, a veces estoy muy cansada. O preocupada. O no ando de ánimo. O sigo enojada con él a pesar de decir “Ok, lo siento/te perdono”.

Marco me exige tan poco en la relación que a veces siento que lo menos que puedo hacer es darle el sexo que necesita. No quiero que lo vaya a buscar a otro lado. Y creo que con mi solución lo he logrado. Por lo menos, ahora.

Me venda los ojos, me deja en ropa interior, empieza a acariciarme y besarme, me desnuda y me ata. Hace conmigo lo que quiere. Me “domina” y ya tiene el sexo que necesitaba. A veces logra excitarme y tengo mi orgasmo. Otras lo he tenido qué fingir. Sí, he fingido mis orgasmos. Y más de una vez. Claro que él no lo sabe. Se moriría si lo supiera. Pero pues si pensar que cada vez que cogemos me provoca una venida increíble lo hace feliz, ¿quién soy yo para negarle esa felicidad?

Bueno, también ha habido veces en las que lo he obligado a repetir todo por dejarme a medias. Odio cuando “va a lo que va” y no me da ni un besito por lo menos.

Así que, en vez de decir “Hoy no tengo ganas mi amor. Vamos a abrazarnos”, le digo “Bueno, pero átame. Domíname. Quiero ser tu juguete sexual”. A veces lo dos podemos salir ganando.

8 Comments:

Blogger Sade Lover Alive said...

Donde las hacen? no las cambian por taparroscas de pepsi? yo se lo que es no tener ganas... y que mi pareja si y se ponga toda atacada diciendome que seguro es por que cogí mucho con "la otra" a lo que cinicamente contesto "cual otra... si es la misma de siempre", pero ese no es el asunto, el asunto es que finalmente yo soy un facilote y siempre termino cediendo... el problema es que de repente ella ya no responde a mis caricias... solo le interesa la penetración, y eso me da weba... chale... creo que no soy un tipo normal...

En fin, ya por eso tengo a alguien más para escribirle lo que escribo.

Un saludo, gracias por leerme, pondré en práctica lo del laurel.

3:31 PM  
Anonymous María-Chan said...

Pues, creo que, por lo que dices, lo quieres mucho. Insisto ^_^ Espero que sigan bien. Y pues, a veces, uno tiene que hacer ciertas cosas por esa persona. En fin, tu blog me parece muy interesante ^^ Continuaré leyéndolo, si no te importa.

6:35 PM  
Anonymous *pretty* said...

Yo también he fingido orgasmos... un día me sacó la verdad, y se puso triste. No me gustaba verlo así, pero creo que se hubiera puesto más triste si le hacía creer una cosa que no era totalmente verdad.

Después le expliqué que si no tenía un orgasmo no quería decir que no me había gustado, que me la podía pasar muy bien y no venirme.

Y se puso feliz otra vez.

Y ya no he tenido que fingir otra vez. Si no termino no tengo porqué presionarme ni nada de eso. Soy feliz con el simple hecho de estar a solas con él, haciendo el amor. Además, me conoce tan bien que ya me descubre jajaja, así que ni chance tengo.

Muy buena idea la de atarme jaja, la pondré en práctica ;)

Y muy bueno tu blog, también.

10:30 PM  
Blogger Sade Lover Alive said...

Sale... que loquera... yo no sé por que siempre juran que uno no se da cuenta cuando fingen los orgasmos, y si, muchas veces no nos damos cuenta, o fingimos que no nos damos cuenta, pero hacer eso va cayendo en el valemadrismo... por que no mejor ser honestos y como dice maria... decirlo y ya? o ni decirlo... nomas no hacer creer...

Uno tambien tiene su corazoncito... o a ver... a ustedes les gustaría que les fingieran un orgasmo?

3:48 PM  
Blogger Extraña said...

¡Pero qué ardidez! Claro que los fingen. Y no es agradable. Pero mientras él no sepa... pues qué chido. Y mientras el fingir sea la excepción, no la regla.

pretty, anoche hablé con Marco de eso de venirse con gritos, gemidos y ojos en blanco, siempre. Hemos quedado, para mi sorpresa, en que a veces ni él ni yo queremos llegar al clímax. Que podemos estar dos horas plácidamente en una el 8 (de una escala del 1 al 10) y otras veces necesitar llegar al 10 varias veces o una calificada con 11.

CREO que ya no fingirè.

6:22 PM  
Blogger Mr. Soberbio said...

¡Que Buen Blog!...vendré todos los días...

6:04 PM  
Blogger Extraña said...

Gracias, Mr. Soberbio, pero no escribo diario. Puede leerse un post al día de los que llevo, que al cabo son pocos.

Gracias a todos por sus comentarios. Cuando empezé creí que no tendría ninguno.

6:16 PM  
Blogger Serch said...

Este flog me fascino, lo visitare en cada actualizacuión, MUCHAS FELICIDADES

4:22 AM  

Post a Comment

<< Home